Un país hermético: el enigma de Corea del Norte.

Categoría: En profundidad |

Kim Jong Il, el que fuera Presidente de la Comisión Nacional de Defensa de Corea del Norte y Secretario General del Partido de los Trabajadores, murió el 17 de diciembre de 2011. Los medios de comunicación han tratado extensamente, y durante varios días, el tema de su muerte y el enorme funeral que se organizó el pasado 28 de diciembre.

Mucho se ha dicho sobre este régimen: que es una dictadura, que la gente se muere de hambre, que hay un régimen de partido único, que se practica el culto al líder, etc. Es muy difícil comprobar nada de lo que se dice: por un lado, la mayoría de los periódicos utilizan como fuente a disidentes huídos a China, medios de Corea del Sur (que tienen interés en desacreditar al vecino con el que están en guerra) u ONG que nunca han pisado territorio norcoreano; por otro lado, Corea del Norte tiene un hermetismo casi absoluto que impide saber lo que ocurre allí, y sus medios difícilmente pueden considerarse otra cosa que propaganda, pues también dan información interesada.

Una de las mayores barbaridades que se han dicho del país norcoreano es que durante la hambruna que sufrieron hace dos décadas se practicó el canibalismo. Sin embargo, resulta cuanto menos curioso que se repita insistentemente una fuente: un oficial refugiado en China, y que esa fuente se repita insistentemente en distintos medios y con distintas fechas (algunos ejemplos: 1, 2, 3). Como aparece en esas noticias, el otro actor internacional que denuncia esta situación es Médicos sin Fronteras, sin embargo ellos mismos reconocen no haber entrado en el país. En una de las noticias enlazadas podemos ver una fuente distinta, Catherine Bertini (directora ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos de 1992 a 2002), quién sí estuvo en el país y no vio ningún indicio de canibalismo. Aunque, de nuevo, podemos preguntarnos que capacidad de movilidad y de investigación tuvo, o si el gobierno norcoreano ocultó el fenómeno. Algo más recientemente, el 30 de abril de 2010, Margaret Chan (directora general de la Organización Mundial de la Salud) visitó el país y descartó que hubiera malnutrición y canibalismo, no sólo eso, sino que dijo que la sanidad norcoreana era la envidia de cualquier país en vías de desarrollo, aunque este parece un testimonio de mayor peso, se aleja en el tiempo del periodo donde supuestamente se produjo la hambruna, no parece tan concluyente como para desmentir las numerosas declaraciones que dicen lo contrario. En todo caso, como decimos, el hermetismo de Corea del Norte impide confirmar o desmentir esas acusaciones.

Podemos ver imágenes de pobreza en Corea del Norte en un vídeo, a partir del minuto 2:12. Estas imágenes corresponden a la época de hambruna, en los años 90, y fueron tomadas en una zona cercana a la frontera con China.  No obstante, debemos pensar que era una situación agravada por el bloqueo económico, impuesto por EEUU. Si queremos conocer la magnitud de la hambruna, podemos compararla con la sufrida por algunos países de su entorno, este artículo cita un libro de Bruce Cumings, profesor de historia de la Universidad de Chicago, donde declara: “No se dice que en el peor momento de la hambruna, [Corea del Norte] apenas comenzó a aproximarse al promedio anual (proporcionalmente hablando) de mortalidad infantil y muertes por desnutrición e inanición de la India, detalle que creo necesario mencionar”. El autor del artículo añade que: “Desde luego, nunca hemos escuchado a los medios condenar al clan Ghandi por la cantidad de gente muerta por desnutrición, hambre, pese a que la India no está sometida a ninguna sanción, ni bloqueo, ni tiene traba alguna para comerciar con cualquier país”.

Sin embargo, en esta curiosa situación donde todo el mundo manipula y no parece haber resquicios de verdad a los que aferrarse, sí que podemos denunciar algunas manipulaciones recientes tremendamente obvias.

Con ocasión del funeral, el diario Público hizo un fotoreportaje cubriendo el evento. Este diario, que pasa por ser el que está más “a la izquierda” de los grandes periódicos españoles, colocó como tercera fotografía una curiosa imagen: la policía dictatorial reprimiendo a un manifestante. Pero lo curioso es que si buscamos las imágenes en google comprobamos que esos policías ¡son surcoreanos!, de un régimen teóricamente democrático y liberal. Al parecer, los vecinos del sur también practican la represión, y también la practicaron durante el funeral al no dejar asistir a sus ciudadanos.

Veamos la foto original de Reuters que muestra Público, y otras imágenes encontradas buscando “policía surcoreana”:

Exacto. Idénticos uniformes, se ve claramente en el símbolo de los gorros. El uniforme de los policías de Corea del Norte es distinto:

Esto es una manipulación en toda regla, Público introduce en la noticia imágenes de represión que no se corresponden con el país del que trata la noticia, lo que (si no se desmiente) enturbia la imagen del funeral y desprestigia a Corea del Norte.

Ahora bien, ¿cómo es Corea del Norte realmente? Repasemos algunas fuentes favorables al país:

-Tenemos como principal fuente de información hacia el exterior a un español, Alejandro Cao de Benós, único occidental que trabaja para Corea del Norte como enlace con el exterior.

Podemos ver una entrevista en La Sexta, pero lo realmente interesante es el debate suscitado cuando fue invitado al programa “Al Rojo Vivo”:

Cao de Benós en \”Al Rojo Vivo\”

Ahí vemos como Alejandro Cao de Benós va desmontando una a una todas las acusaciones de los tertulianos, algunos muy irrespetuosos, que pasan de la crítica al insulto. Veamos lo que dice este peculiar invitado:

El catalán, que también tiene nacionalidad norcoreana, defiende la investigación y creación de armas nucleares como disuasión hacia una posible intervención de EEUU en el país. Recuerda que el país norcoreano sigue oficialmente en guerra con el gigante occidental, y que otras potencias contrarias a él, como Libia, han sido bombardeadas.

Nosotros debemos preguntarnos, aunque sea hacer historia contrafactual, ¿de verdad esa amenaza es tan grande como para que el 25% del PIB se emplee en el sector militar en vez de garantizar la comida y los servicios básicos a la población, algo mucho más urgente? Según declaraciones citadas antes, ya no hay malnutrición y la sanidad es relativamente buena, ¿pero no debería Corea del Norte seguir avanzando en bienestar, para dejar de ser en ese ámbito un país en vías de desarrollo? Aunque la amenaza es grande, nadie lo duda con las declaraciones que han hecho gente como Bush, y también Corea del Sur está armada hasta los dientes: “Mientras se habla mucho del gasto militar de Corea del Norte, que es equivalente al 30% del presupuesto nacional, no se dice que Corea del Sur, aparte de contar con más de 30.000 tropas norteamericanas, tiene un gasto militar mayor que todo el Producto Interno Bruto de Corea del Norte (el Sur gastaba en 1990 U$8.000.000.000 comparado con U$2.000.000.000 que era lo que gasta el Norte en defensa). Siempre se comenta en las agencias de prensa internacionales, con gran alarma, que el 70% de las tropas norcoreanas se encuentran estacionadas muy cerca de la frontera, a escasas 60 millas de Seúl; pero rara vez se menciona que el 90% de las tropas surcoreanas están estacionadas también cerca de la frontera, a escasas 60 millas de Pyongyang”.

También dice que Corea del Norte es una “democracia popular”, donde hay una “Asamblea Suprema del Pueblo” (y elecciones a ella cada cinco años), con un presidente, Kim Yong-Nam. También señala la existencia de tres partidos políticos: el Partido de los Trabajadores de Korea, el Partido Social Demócrata y el Partido Chondoist Chongu (partido de la principal religión del país), unidos en un “Frente Democrático por la Reunificación de la Patria”.

Nosotros debemos preguntarnos, ¿son elecciones libres, siendo que no hay ningún observador internacional que las presencie? No podemos saberlo. ¿Son esos partidos independientes, o meras máscaras, siendo que el Partido Social Demócrata tiene como ídolo a Kim Jong Il, lo cual es ideológicamente contradictorio? Tampoco podemos saberlo, además al estar en un frente común son aún más indistinguibles. Además, la Asamblea apenas se reúne, el poder recae en una comisión de la asamblea, más reducida, llamada Presidium. Habría que averiguar los mecanismos de selección de los integrantes del Presidium, en el que se incluye a los cargos como presidente, vicepresidente y secretario, junto a otros miembros.

Alejandro Cao de Benós señala la idea, probablemente cierta, de que un régimen no se sostiene sin apoyo popular. Que las acusaciones de “sectarismo” de uno de los tertulianos caen en saco roto, ya que los medios que soportan esas afirmaciones escriben del país sin estar en él y sin saber nada de él.  También habla de los coreanos que van libremente al exterior: artistas, científicos, etc. Se defiende de la acusación (casi seguro cierta) de que la población no puede salir diciendo que la diferencia de ingresos provoca que salir al exterior sea un gasto que un norcoreano no puede asumir. Otro asunto es la requisación de móviles a los que entran en el país…que ni él niega. Se defiende de los datos escalofriantes de Corea del Norte que da Amnistía Internacional, diciendo que dicha ONG no ha pisado nunca el país.

Nosotros podemos señalar que esa idea es cierta sólo parcialmente: que haya un cierto apoyo popular no implica que no haya represión, puede haberla y ser mucha. Es cierto que los medios occidentales manipulan sobre Corea del Norte, ahí difícilmente podemos no darle la razón, sin embargo, con su falta de transparencia los medios tampoco tienen cómo informar (en el hipotético caso de que quisieran hacerlo honestamente). La falta de movilidad no se puede justificar únicamente con la diferencia de ingresos, se constata fácilmente que la vigilancia de las fronteras es enorme, y tampoco es justificable, por mucha amenaza que haya, el requisamiento de móviles, que amenaza a la libertad de expresión y de comunicación. Por último, el argumento sobre Amnistía Internacional es irrebatible, pero fácil de volver en su contra. Es innegable que al no haber estado en el país (porque no le dejan) no tiene autoridad para hablar. Pero en un país como Cuba, al que también se le ataca encarnizadamente en los medios, Amnistía Internacional puede entrar, y sus informes sobre el país caribeño son muy favorables, tanto que un experto en Cuba como el periodista francés Salim Lamrani argumenta que Cuba es (según los informes de A.I.) el país que más respeta los derechos humanos de todo el continente, incluidos EEUU y Canadá. Si Amnistía Internacional parece ser ecuánime con Cuba, ¿por qué Corea del Norte no le deja entrar? Y si somos un poco retorcidos, podemos pensar ¿es que tienen algo que ocultar?

Alejandro Cao de Benós rebate la supuesta bondad del vecino del sur, al hablar de una Ley de Seguridad que castiga con penas de cárcel a los que escuchan o leen algo que haya salido de Corea del Norte, ante esto, el periodista de El Mundo responde con una comparación con las obras nazis prohibidas en muchas países. Obviamente, difícilmente podemos comparar un texto que incita a matar a todos los judíos con textos que podrán fomentar el militarismo, el nacionalismo norcoreano u otra serie de cuestiones, pero que no son equiparables, la comparación es demagógica e injusta. Por otra parte, esa comparación es un recurso habitual de la derecha liberal desde que politólogos e historiadores norteamericanos inventaran, tras la II Guerra Mundial, el término de “totalitarismo” para meter a los soviéticos en el mismo saco que los nazis, recién derrotados (por los soviéticos irónicamente), lo cual les permitía demonizar a su enemigo geoestratégico. Por supuesto, como critica Cao de Benós al periodista conservador, esta haciendo esa comparación sin haber leído ninguna obra de Kim Jong Il. Entonces, Cao de Benós dice que El Mundo ha dado datos falsos sobre él en una noticia, al negarse a concederles una entrevista, le dice al periodista que su medio manipula y es una basura, a lo que el periodista le responde que su régimen es una basura. Los insultos les restan a ambos credibilidad, aunque el norcoreano lo dice en base a su experiencia introduciendo a periodistas que luego han manipulado sobre su país. En cambio, el periodista de El Mundo es alguien que, de nuevo, habla sin conocimientos sobre el tema.

Es más interesante la intervención de Miguel Carmona (PSOE), aparentemente más documentada, pero luego Cao de Benós aporta la “otra” versión de la historia. Habla del imperialismo americano y del seguidismo español, subordinado a EEUU. Refuta parte de lo dicho por Carmona, como quién cruzó el paralelo de la discordia. También es discutible otro tipo de afirmaciones como las dichas sobre la URSS. Lo más gracioso es ver a Antonio Miguel Carmona, del PSOE, dando lecciones de socialismo, y diciendo que el leninismo es una desviación de la 3ª Internacional (cuando fue el Partido Comunista Ruso y Lenin a la cabeza, quienes fundan y crean la 3ª Internacional). De todas formas, lo raro sería que alguien del PSOE supiera de socialismo algo más que el hecho de que “es algo que llevan en las siglas”.

Por último, vemos la frivolidad de la pregunta “¿en Corea puedo tomarme una Coca Cola?” (la libertad convertida en libertad de consumo), mucho más esclarecedora es la respuesta del entrevistado donde dice que preferiría que sus hijos se educasen en Corea del Norte, para tener “un futuro estable”, es decir, para que su bienestar no dependa de la inseguridad o precariedad económica. Aunque no podemos saberlo, probablemente un ciudadano español de ingresos medios tiene un nivel de vida superior a un norcoreano medio, pues estamos comparando un país desarrollado con uno en vías de desarrollo. Pero probablemente estaríamos hablando de un nivel de vida basado en supuestos occidentales y de consumo, por lo que difícilmente podemos compararlo.

También podemos ver estas tesis expresadas en un blog español de apoyo a Corea del Norte, donde aparece un interesante documento titulado “100 preguntas y respuestas sobre Corea“, que fue elaborado por las juventudes del PCPE: el Colectivo de Jóvenes Comunistas (CJC). Aunque el documento es de 1986, aborda numerosos aspectos de la situación de Corea y de la vida diaria de un ciudadano norcoreano, aporta mucha información aunque desde un punto de vista propagandístico.

Otro enlace, nos lleva a este largo y bastante ecuánime artículo que recoge la historia del conflicto, y que pone en contexto la cuestión nuclear: es EEUU el que se ha negado a firmar la paz a cambio de concesiones fáciles de cumplir, en las que destaca la apertura de lazos comerciales, la desmilitarización de la península y el paso de reactores nucleares susceptibles de fabricar armamento a reactores nucleares enfocados únicamente a la producción de energía.  ¿Por qué se negó EEUU a una paz fácil de cumplir? Arroja luz sobre el tema lo que dijera Winston Churchill en 1953, cuando firmó el cese del fuego: “Corea en realidad no importa. Jamás había oído de ese maldito lugar, sino hasta que cumplí 74 años. Su importancia radica en haber conducido al rearme de los EEUU”. Al inicio de la guerra, en 1950, el gasto americano en armamento se cuatriplicó. Este mismo artículo recoge el testimonio del profesor Parks, analizando las palabras de Churchill: “La razón por la cual los EEUU necesitan mantener la imagen de una Corea del Norte diabólica es para justificar su industria militar. Debes tener en cuenta que Corea del Sur es, actualmente, el mayor importador de armamento norteamericano, y la industria militar es de gran importancia para la economía de los EEUU”.

En definitiva, rodeado de un aire misterioso, con una nueva doctrina: “Juche” (donde se entremezclan confucianismo y marxismo-leninismo), con líderes por herencia (en teoría elegidos democráticamente) y con una cultura oriental que nos resulta extraña a los occidentales, pervive en Asia un régimen peculiar, criticado por muchos y defendido por pocos, el hermético país de la República Popular Democrática de Corea del Norte.

Nota: No confundir al Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE), al que hemos nombrado, con el Partido Comunista de España (PCE). El primero surge en 1984 por la unión de varios partidos escindidos del segundo. La misma diferenciación cabe hacer entre sus organizaciones juveniles.

4 respuestas a Un país hermético: el enigma de Corea del Norte.

  1. Excelente artículo, muy esclarecedor (dentro de lo que es posible serlo cuando de habla de Corea del Norte), mi enhorabuena.

    Yeray
    11 enero, 2012 at 4:32

  2. Genial artículo

    1
    24 enero, 2012 at 13:31

  3. “Catherine Bertini (directora ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos de 1992 a 2002), quién sí estuvo en el país y no vio ningún indicio de canibalismo.”

    Ja, ja, ja. ¡Muy bueno el comentario! En fin, supongo que Catherine Bertini tampoco habrá visto indicios de que en Corea del Norte la gente se masturbe; o que en Corea del Norte la gente defeque; o que en Corea del Norte la gente duerma; o que en Corea del Norte la gente se muera… Y es que todas esas cosas -al igual que el canibalismo- suelen suceder en la intimidad de una habitación, y no suelen ser vistas por las personas que transitan por un aeropuerto y hacen visitas guiadas.

    Sandra
    3 abril, 2012 at 11:13

  4. “Pero en un país como Cuba, al que también se le ataca encarnizadamente en los medios, Amnistía Internacional puede entrar, y sus informes sobre el país caribeño son muy favorables, tanto que un experto en Cuba como el periodista francés Salim Lamrani argumenta que Cuba es (según los informes de A.I.) el país que más respeta los derechos humanos de todo el continente, incluidos EEUU y Canadá.”

    Reconozco que no he estado en Corea del Norte. Pero sí he estado en Cuba, y he hablado con sus gentes, cuando no había algún policía en las inmediaciones, claro…

    Sandra
    3 abril, 2012 at 11:21