La Virgen de la Caspa

Categoría: Colaboraciones,Opinión |

Siempre me he considerado un desarraigado. Nunca me he emocionado con una jota; es más, me resultan algo completamente ajeno. No siento ninguna afinidad con el Real Zaragoza; no siento que Agustina de Aragón me represente; cuando pienso en el Pilar y su virgen, me vienen a la mente los conceptos ‘caspa’, ‘hortera’, ‘feo’, ‘rancio’, ‘atraso social’… y sí: ‘Fascismo’. La conclusión lógica es que no soy zaragozano; y según Belloch y el Heraldo, no soy aragonés. ¿Cómo puede ser eso así si cuando sigo las ramas de mi árbol genealógico, estás nunca salen de Aragón?

Si la identidad aragonesa-zaragozana es devoción a una Virgen del Pilar que quería ser capitana contra los franceses, baturros y jotas (90% dedicadas a la Virgen beligerante con la Revolución Francesa), y unir sentimientos propios a la suerte de una sociedad anónima deportiva, entonces concluyo que no soy aragonés. Y así he pensado toda la vida. 

Soy mayor para cambiar. Pero no deja de indignarme darme cuenta a mis años, que ser zaragozano y aragonés nada tiene que ver con los símbolos mencionados en el párrafo anterior.

Es un caso claro de hegemonía gramsciana. Gramsci, tan de moda últimamente, era italiano, y en estas lides, italianos y españoles nos parecemos más de lo que quisiéramos. El poder se mantiene no sólo por las estructuras que lo sostienen -estado, policía, leyes, jueces, prisiones- sino por la superestructura que legitima al poder frente al pueblo, por los elementos que construyen el sentido común: medios de comunicación, tradiciones, la Iglesia. Estas son las instituciones que le hacen al pueblo el relato de la realidad.

En nuestro caso aragonés, no hay mayor institución reaccionaria generadora de consensos y “sentido común” que el Heraldo de Aragón. Es el Heraldo quien ha modelado la identidad aragonesa que hoy se da por sentada. Una identidad que coincide con la identidad histórica de las oligarquías aragonesas. Hoy en día, apoyado en esta labor por Aragón Televisión (cuyas contratas y productoras son también propiedad de Heraldo), hay consenso en qué es Aragón y como son los aragoneses; es esa visión franquista del film -franquista- “Nobleza Baturra”: pobre, burro, religioso y noble. Así es como nos veían los burgueses a los pobres, y con el tiempo y un poco de Heraldo, los pobres se han visto a sí mismos con los ojos de los burgueses. Tontos, devotos y conservadores. Y hooligans.

No siempre fue así. Las jotas de principio de siglo que cantaba el pueblo hablaban del trabajo agotador, del hambre, del amor, de la vida cotidiana; alguna había de la Virgen. Cuando Franco gana la guerra civil, no sólo arrasa con las estructuras de poder del pueblo -los sindicatos, los partidos- sino con su superestructura: su cultura. Las jotas se convierten en monotemáticas: la Virgen del Pilar. Franco potencia la basílica y el culto a la Virgen, en detrimento de la Seo, que siempre tuvo otras connotaciones del Aragón real e histórico contrapuestas al Pilar, de sesgo castellano y Borbón. Se inventan la ofrenda a finales de los años 50 y extienden un culto que no existía en el muy ateo y muy revolucionario proletariado aragonés de los años 30. El día del Pilar es el día de las fuerzas armadas y la Guardia Civil.

Siempre me imagino a la Virgen del Pilar como una Isabel San Sebastián con tricornio alzando el brazo en el saludo romano.

En conclusión, ahora me doy cuenta de que parte de la identidad que me correspondía ha sido robada, destruida y usurpada por un constructo fascista bien alimentado y sostenido hoy en día por la cabecera de prensa por excelencia, la TV autonómica y el partido de los caciques, el PAR, y el partido de la burguesía, el PP.
Nunca tuve canciones populares con la que identificarme porque todas hablaban de una deidad católica; nunca relacioné a Joaquín Costa con los hermanos Ascaso y el Consejo de Aragón, porque nadie me contó nunca la continuidad de ese relato de una tierra de campesinos que siempre luchó por la propiedad colectiva de la tierra. Apenas se sabe que el 5 de marzo se conmemora la victoria de la progresía de entonces sobre los reaccionarios…

Un pueblo de valientes con conciencia de clase fue sustituido por un pueblo de devotos atrasados, cobardes y cerriles que entonan cada día el Vivan las Caenas. Es una muestra de nuestra derrota tanto como de pueblo como de clase y de la victoria aplastante de oligarquía local que marcha victoriosa con sus cachirulos de “El Pilar no se toca” y con un senil alcalde “socialista” ganando puntos para entrar en el cielo de los católicos.

 

 

Por Martín Galán

Share

6 respuestas a La Virgen de la Caspa

  1. Pero de verdad que te has perdido el otro Aragón….

    Dabi
    12 octubre, 2013 at 19:16

  2. Martín mira haber si follas más y dejas de decir tonterias , que si estas amargado y no sientes nada por Aragón es mejor que lo abandones , es mejor no compartir ciudad y espacio con usted.

    AYER HOY Y SIEMPRE , A ARAGON LO DEFIENDE SU GENTE.

    PALAFOX
    14 octubre, 2013 at 19:47

    • Se escribe “a ver”. De nada.

      redaccion
      15 octubre, 2013 at 14:20

  3. Di que si, Palafox. Sólo te ha faltado un “VIVAN LAS CADENAS, MALTIDO AFRANCESADO”

    Worker
    15 octubre, 2013 at 18:38

  4. Pues en mi opinión este artículo refleja más amor por Aragón, (porque quien bien te quiere, a veces está obligado a cantarte las cuarenta) que todos los peñistas, ligallos y baturros juntos capitaneados por Belloch. Nos han vendido la patria, y quieren que les riamos las gracias? De eso nada.
    Pues eso, menos joticas a la Virgen y más contra los caciques de esta tierra. Y a lo mejor los que deberían salir de esta tierra son los tontos del bote que les rien las gracias y nos revientan la vida a los demas; porque de aragoneses tienen poco; aragones era mi abuelo que meaba contra el viento y no le salpicaba ni una gota; harto de reir estaría ahora con tanto heraldo, tanto Real Zaragoza y tanto baturro de copy paste.

    ernesto
    15 octubre, 2013 at 19:48

  5. Pues si tu siendo de Zaragoza te sientes así…..imagínate los que somos “de provincias” sin derechos a nada y ninguneados por todo el mundo. Empezando por el “gobierno aragones”, por las medios de comunicación “argoneses”….en fin….que debería llamarse “ZARAGÓN” así los que son Zaragoneses se sentirían ya definitivamente contentos. Es muy triste darte cuenta que te tratan mejor en la comunidad valenciana que en tu propia comunidad….triste…muy triste

    MICHEL TORRES ROMERO
    16 octubre, 2013 at 9:04